may 042012
 

Dentro de mi profesión, he de deciros que el parto es mi tema favorito. Además es el principal motivo de mi investigación actual. Por lo que os voy a hablar frecuentemente sobre este momento trascendental en la vida de una mujer, y sobre todo os lo voy a intentar explicar desde un punto de vista más antropológico que biomédico.

Partimos de que el nacimiento es un fenómeno “altamente social”por lo que ninguna cultura conocida la mujer ha dado a luz sola, esto trae múltiples implicaciones, por ejemplo a lo largo de la historia, el acompañamiento en el parto principalmente por otras mujeres ha tenido como propósito el apoyo continuo a la madre para disminuir su miedo. Sin embargo, para algunos autores este acompañamiento está en desuso actualmente, produciéndose un fenómeno que nunca se había producido antes: el apoyo continuo durante el trabajo de parto se ha convertido en la actualidad en nuestros hospitales en una excepción en lugar de ser la norma habitual.

Esto ha estado influenciado principalmente por la consideración dentro de la medicina occidental del parto como un evento quirúrgico.  Consecuencia principal del increíble desarrollo de la medicina durante el SXX. Que ha cambiado el enfoque de la asistencia en el parto, basándose en una alta medicalización.

El problema principal es que la nueva realidad en la atención al parto, traslada la responsabilidad desde la mujer y su entorno personal hacia el equipo asistencial, lo que hace que la mujer se vuelva pasiva durante el desarrollo de su propio parto y esto lleva implícito una hegemonía del profesional de salud, que cumple unas instrucciones institucionales y sigue una conducta justificada científicamente.

Contrarias a esta consecuencia, han aparecido importantes matronas, ginecólogos y grupos de mujeres tanto en nuestro país como en toda Europa que demandan una mayor participación y toma de decisiones de la protagonista real del parto, la mujer.

Os planteo una frase de una comadrona española de los años 80 para que reflexionéis en torno a esta idea:

“Esta fuera de toda lógica considerar a priori que la mujer pueda parir peor que cualquier otra mamífera. Plantear que la mujer no pueda realizar la función biológica de parir, a pesar de estar totalmente capacita a nivel fisiológico para ello sin más herramientas que su propio cuerpo y su instinto, es una idea totalmente incoherente. La obstetricia moderna ha reemplazado ese instinto por el raciocinio y la pasividad de la mujer. Lo que hace que las mujeres actuales tengamos una gran ignorancia sobre lo que es un parto y nuestro potencial de afrontamiento ante un evento que se ha convertido en algo fatídico y temido en manos del azar.”

Consuelo Ruiz Vélez-Frías.

Por lo tanto desde aquí quiero que empecéis a pensar en que vosotras sois las protagonistas indiscutibles de vuestro parto, y siempre vais a contar con los profesionales de salud que van a acompañaros, aconsejaros y atenderos de la mejor forma posible, tanto científica como humanamente.

Un abrazo, vuestra matrona Ana.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)


9 − = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>