jun 282012
 

Un aspecto muy característico durante los últimos meses de gestación es lo que los psicólogos denominan: El síndrome de anidación o Síndrome del nido.

¿En qué consiste esto? Como su nombre indica consiste en “preparar un nido”, un nido que se prepara para la nueva personita que está por venir.

Es muy típico que la embarazada, a pesar de su enorme barriga, le dé por hacer cosas en la casa que hasta el momento no tenían real importancia para ella, como por ejemplo: pintar;  desmontar todas las cortinas para limpiarlas (…ves a la embarazada subida en una escalera con un barrigón enorme de ocho meses…); limpiar toda la tapicería de los sofás; sacar todas las cosas de los muebles de la cocina para clasificarlos, etc…

Las personas de su alrededor (sobre todo su pareja) suelen decirle: ¿pero cómo te da por hacer eso ahora? ¿Menudo momento has elegido para ponerte a hacer esto que no te ha preocupado los cinco años atrás?… ¿pero con esa barriga como te subes a la escalera así? o ¿cómo te das esa paliza con la aspiradora?…

Esto es algo bastante curioso, incluso a la propia embarazada le sorprende. Sin embargo, tenéis que saber que es un fenómeno bastante frecuente y habitual. Típico es oír a la gestante: “mira lo que me dio por hacer el otro día”…“no sé por qué ahora me ha dado por pintar esta habitación, menuda paliza me he dado”…”que cansada estoy llevo toda la semana clasificando la ropa de todos los armarios” o “que casa más pequeña tengo, no me cabe nada”…

¿Por qué ocurre el Síndrome de anidación? Como hemos dicho antes como su nombre indica consiste en preparar el nido, dejar todo listo para la llegada del nuevo miembro de la familia. Así como cuando vas a recibir visita en casa, limpias la casa y preparas el café con las tacitas más bonitas que tienes. La futura mamá, prepara la casa para la llegada de la visita más especial, que es su bebé.

Lleváis nueve meses aguardando esa visita por lo que es algo muy esperado, por eso el síndrome del nido puede aparecer de una manera bastante exagerada.

También hay que decir que igual de normal es experimentar este proceso psicológico como no hacerlo, ya que dependerá de muchos aspectos. La personalidad de la madre (ordenada, perfeccionista, etc); la vivencia de su embarazo (si ha sido muy buscado o inesperado); el ambiente familiar; la pareja, etc. Por lo que a veces el síndrome del nido pasa desapercibido o no se experimenta.

Debéis saber que esto es igual de normal aunque no es lo más frecuente. De una manera u otra, todas las mujeres experimentan su propio síndrome del nido y preparan su hogar para su bebé.

Mi consejo por lo tanto es que os lo toméis como algo totalmente natural, ¡eso sí!: Llevando mucho cuidado con las alturas de la escalera ;D

 

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)


3 + = nueve

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>