abr 122016
 

De mis 7 años como matrona, 4 han pasado ya desde que empecé a trabajar en el Servicio Madrileño de Salud, antes había conocido otras comunidades autónomas. Haciendo un poco de reflexión en estos años puedo concluir: que las madrileñas son mujeres muy afortunadas.

En Madrid se concentran tanta oferta de hospitales, clínicas, y todo tipo de opciones para el parto, que la competencia es espectacular. Esto hace que la calidad sea estupenda y las ganas de mejorar y crecer para adaptarse a los cambios que exige la sociedad sean bastante rápidos.

A veces esta competencia es tal, que se manifiesta expresamente en los profesionales. Pareciendo, cuando hablan de su propio hospital, como si de sus hijos se tratara…las cuestiones de ego…eso sí que me aburre.

Creo que lo importante no es competir para ver quien se vuelve más popular, sino mejorar poco a poco en la calidad de la asistencia al parto. Adaptarnos un poquito mejor a lo que nos pide la sociedad y tener capacidad de autocritica para aprender de los hospitales de al lado nuestro, coger lo bueno que tienen y dejar lo malo.

En Madrid confluyen muchos modelos, a gusto del consumidor: desde los macro hospitales, con medios tecnológicos y humanos impresionantes, pero a la contra, con poca capacidad para el cambio en los protocolos, a veces realmente obsoletos.

Hospitales más pequeños, familiares y con menos tecnología, pero muy concienciados en las nuevas recomendaciones para la atención al parto. Adaptándose mejor al cambio que nos está pidiendo la sociedad, aunque algunos compañeros de profesión aun lo llamen “experimentos”.

Clínicas privadas, que ofrecen todo el confort de un trato exclusivamente individualizado, donde una de las ventajas mayores es que conoces de antemano a los profesionales que te van a atender, por lo que se puede crear más fácilmente la relación de confianza tan importante en un parto. Entre sus desventajas y sus retos futuros, el gran elevado número de cesáreas que tienen respecto sus compañeros públicos.

Y por último, otras opciones como puedan ser el parto domiciliario. Modalidad minoritaria pero en aumento, donde en Madrid cuenta con una amplia oferta de profesionales.
A parte de la competencia entre opciones para el parto, que hace que se genere una gran variedad y oferta para todos los gustos, otro de los aspectos que considero muy positivo del la atención del parto madrileña, es la trasparencia. Cosa que carecen otras comunidades. Trasparencia en los datos, en sus resultados materno fetales gracias a las publicaciones de anuales del Observatorio Madrileño de Salud.

Y también, trasparencia a través de los foros en internet, donde las usuarias opinan, a veces en positivo otras en negativo, sobre la atención en un hospital.

Por último os dejo mi recomendación, es imposible contestar la pregunta ¿Dónde parirías en Madrid?…pregunta que me hacen muy frecuentemente…y que para mí, es imposible de contestar. Por lo que siempre digo lo mismo: decidas lo que decidas, tienes que tener la sensación de que estás en el sitio adecuado. Pensar…”me gusta la relación que tengo con mi hospital, con sus profesionales…me siento escuchada y por lo tanto confió en ellos”.

La confianza en la institución o la modalidad de parto que hayas elegido a priori, es el punto de partida principal para que se genere una actitud positiva en la mujer, una relación de confianza en las personas que van a estar implicadas ese día. Siendo el principal punto de partida para que el parto vaya bien.

  Un comentario en “Parir en Madrid.”

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)


siete + 3 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>