jun 162013
 

Recientes recomendaciones sobre el consumo de alimentos nos hablan de que algunos tipos de pescado tienen un alto contenido en mercurio debido a la contaminación de nuestros oceanos, por lo que su consumo deberia realizarse con moderación sobre todo en bebés, niños y mujeres embarazas.

Los peces absorben el metil-mercurio del agua en la que nadan y de los alimentos que comen (otros peces, algas, etc). El metil mercurio se adhiere a sus músculos y permanece ahí incluso después de haber cocinado el pescado. Esto es así que casi todo el pescado y el marisco contiene algo de mercurio, pero los peces grandes acumulan una mayor cantidad porque se comen a otros peces más pequeños que a su vez ya han absorbido mercurio previamente.

Sin embargo, sabemos que el pescado tiene un alto contenido de nutrientes muy importantes como omega-3, vitaminas B y proteínas magras. Además, varios estudios han demostrado que consumir suficientes ácidos grasos omega-3 durante el embarazo y la infancia tiene un efecto positivo en el desarrollo cognitivo del cerebro y la vista del feto y posteriormente del niño.

La FDA (food & drug agency: agencia de alimentos y medicamentos de Estados Unidos) ha publicado unas directrices para niños y embarazadas sobre la clasificación de los pescados según su contenido de mercurio. Esta lista podrá ayudaros a limitar el consumo de mercurio de la dieta o la de tu bebé, sin renunciar a los beneficios de los omega 3 que nos aporta el pescado.

Contenido elevado en mercurio:
Mero
Aguja blanca
Perca de alta mar
Lubina
Pez espada
Tiburón
Caballa (real)
Corvina
Fletán
Atún (enlatado, albacora blanca) Vea información sobre el atún a continuación
Trucha marina
Anchoa
Bogavante

Contenido medio en mercurio
Carpa
Buey de mar
Pargo
Cangrejo (azul y blanco)
Arenque
Rape
Perca (agua dulce)
Raya
Bacalao
Atún (enlatado, troceado ligeramente)

Contenido bajo en mercurio
Anchoas
Calamar
Caviar (cultivado)
Centollo
Abadejo
Vieiras
Platija
Merluza
Arenque
Langosta
Lenguado
Cigala
Salmón
Gambas
Almejas
Ostras
Sardinas
Esturión (cultivado)
Trucha (de agua dulce)

¿Qué pasa con el atún en lata?

La Agencia de Alimentos y Fármacos recomienda que los niños no coman más de dos raciones tamaño infantil a la semana de atún en lata (cuando es atún claro) y no más de una ración a la semana de atún en trozos o de atún blanco. Esto es debido a que el atún blanco es un pez más grande que tiende a acumular mayor contenido de mercurio.

Sin embargo, aunque el atún claro no es una buena fuente de omega-3, el atún blanco sí lo es, y ambos tienen alto valor nutritivo. Así que merece la pena ofrecerselo a tus hijos de vez en cuando, sobre todo si es el único pescado que comen.