jun 222012
 

Hola a todas! Mi nombre es Laura Martín y soy Doctora en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Me presento ya que a partir de ahora voy a aportar la información relativa a la influencia que tiene realizar ejercicio físico durante un periodo con tantas particularidades como es el embarazo.

El mejor camino para llegar al parto de forma saludable es la actividad física pero es muy importante que su práctica este aconsejada por un médico y controlada por un profesional del deporte, ya que en función de las condiciones del embarazo y el nivel de forma física podrán practicarse unos ejercicios u otros. De ahora en adelante debes saber que si no decimos lo contrario, nos referiremos siempre a gestantes SANAS.

Desde hace mucho tiempo se ha relacionado un buen embarazo y el parto sencillo con el ejercicio físico. Por ejemplo Aristóteles en el s. III a.C., atribuyó ya los partos difíciles a un estilo de vida sedentario. Actualmente se sabe que la mujer que realiza actividad física durante el embarazo llega más preparada al parto, participando de manera más activa. Además se ha observado una significativa baja de consultas por dolores y molestias pre y post parto, debido al buen estado físico consecuencia de la práctica de ejercicio.

Los ejercicios que se utilizan más habitualmente son ejercicios localizados, que nos permitan trabajar de manera específica aquellas zonas del cuerpo que se alteran durante el embarazo y reducir las afecciones más comunes como son los dolores de espalda o las molestias debajo de las costillas.

El objetivo del ejercicio físico durante el embarazo es conseguir las mejores condiciones posibles de la musculatura de la mujer en el momento del parto en especial del abdomen, columna y pelvis; y ayudar a una buena y rápida recuperación.

Algunos de los beneficios que conlleva la práctica de actividad física para las futuras mamás son:

  • Evita un aumento excesivo del peso
  • Mejora la condición cardiovascular, la rápida circulación de la sangre provocada por el ejercicio garantiza una mejor oxigenación del cuerpo
  • Mejora la condición muscular, favoreciendo la corrección postural
  • Disminuye las molestias digestiva y el estreñimiento
  • Mejora la tensión arterial y protege frente a la diabetes gestacional.
  • Aumenta el bienestar psicológico, debido a la liberación de endorfinas, reduciendo la ansiedad, depresión e insomnio.
  • Aumenta la autoestima gracias al aprendizaje de nuevos modos de utilizar el cuerpo.
  • Acorta el tiempo de hospitalización postparto y reduce el número de cesáreas.

Al practicar ejercicio no sólo se beneficia la futura mamá sino que el bebé también lo nota. Recibe mayor cantidad de oxigeno en la sangre y por tanto mejora su metabolismo; Las hormonas liberadas durante la práctica pasan a través de la placenta hasta el bebé, lo que le hará sentirse mucho mejor y más relajado; Al ejercitarse, los músculos del abdomen realizan un masaje agradable y calmante para el bebé; Además, con el movimiento del ejercicio el bebé se sentirá complacido por el efecto de los balanceos.

En resumen, practicar ejercicio físico de manera moderada y siempre bajo prescripción médica beneficiará a la mamá y al bebé tanto física como emocionalmente, y es una buena manera de prepararse y afrontar los cambios que va sufriendo nuestro cuerpo durante el embarazo.

jun 192012
 

Os voy a hablar ahora sobre los métodos que se usan con mayor frecuencia en los hospitales españoles para disminuir el dolor de las contracciones durante el parto. Todos estos métodos son complementarios, es decir, que algunos se pueden combinar o dentro de un mismo parto, se puede usar primero uno y luego otro a petición de la mujer.

El Dr López Montserrat en su artículo “La analgesia epidural para el trabajo de parto” nos comenta: “Toda técnica analgésica aplicada a la embarazada debe cumplir tres premisas fundamentales: seguridad, eficacia y viabilidad. Es decir, debe tener una mínima incidencia de efectos secundarios, una mínima interferencia con la dinámica del parto, un alto porcentaje de éxitos en el alivio del dolor del parto, no tener contraindicaciones maternas ni fetales”.

Los métodos analgésicos para el parto se pueden dividir en farmacológicos y no farmacológicos. Comenzare por los farmacológicos más utilizados.

METODOS FARMACOLÓGICOS:

ANALGESIA EPIDURAL.

Es el método farmacológico de alivio del dolor más utilizado en España por su seguridad y eficacia. Consiste en introducir anestesia local en el espacio epidural a través de un catéter. El espacio epidural envuelve la duramadre y se extiende desde el agujero occipital hasta el hiato sacro. Esta técnica tiene una efectividad superior al 90% y actualmente es la más usada en nuestro país.

Como principales ventajas podemos señalar:

  • Efectividad.
  • Rapidez de actuación.
  • Seguridad para el feto.
  • Disminuye la ansiedad y el estrés de la mujer en el parto.

Como inconvenientes:

  • Complejidad en la técnica, lo que hace que a veces sea difícil de colocar el catéter y puede producir analgesia incompleta (quede una parte del cuerpo sin ningún dolor y  otra no). Esto ocurre con mayor frecuencia en casos de obesidad de la gestante, falta de colaboración, problemas morfológicos  de columna, etc.
  • La sensación de pujo durante el expulsivo disminuye o incluso desaparece, lo que hace que los pujos de la mujer  no sean tan efectivos y puede conducir a expulsivos más largos con una mayor frecuencia de partos instrumentales. Este problema  asusta mucho a las madres, pero en base a mi experiencia  he de decir que este inconveniente se suele solventar si la mujer tiene motivación para empujar y parir, y colabora con los profesionales que le atienden el parto.
  • Complicaciones de la propia técnica como: Hipotensión arterial; temblores; náuseas y vómitos; lumbalgia o cefalea postpunción.

OXIDO NITROSO.

Gas que actúa rapidamente neutralizando las transmisiones neurológicas cerebrales del dolor. La forma de empleo consiste en la inhalación justo en el momento de la contracción.

Ventajas:

  • Rápido comienzo y final del efecto analgésico.
  • No perjudica al bebé.
  • Permite la movilidad.
  • Las contracciones uterinas no resultan alteradas.

Desventajas:

  • Requiere cooperación de la mujer.
  • Sequedad de la boca, y posible sensación de mareo.
  • Analgesia suave, a veces no elimina de forma suficiente el dolor.

 METODOS NO FARMACOLÓGICOS:

 TERMOTERAPIA.

Consiste en utilizar el calor para aliviar las contracciones. Ya sea usando el calor procedente del agua (duchas de agua caliente, bañera) o  calor seco local.

Ventajas:

  • No tiene ningún peligro ni para la mujer ni para el bebé.

Inconvenientes:

  • No elimina el 100% del dolor.
  • No en todos los hospitales se disponen de bañeras.

MOVIMIENTO Y GRAVEDAD.

Consiste en usar algo tan simple como la gravedad y el movimiento de la pelvis para favorecer el parto y disminuir el dolor. Está demostrado que la posición decúbito supino (tumbada en la cama) es más dolorosa y enlentece el paso del bebé por el canal del parto, por lo que este se desarrolla con mayor lentitud.

¿Cómo podemos movernos en el parto? Haciendo uso de la pelota de Pilates y con la telemetría (monitorización sin cables, que permite a la mujer desplazarse por la habitación).

Ventajas:

  • No tiene ningún peligro ni para la mujer ni para el bebé.

Inconvenientes:

  • No elimina el 100% del dolor.
  • No en todos los hospitales se dispone de telemetría o pelotas.

OTROS: acupuntura; TENS (estimulación nerviosa eléctrica transcutanea); Inyecciones de agua bidestilada.